Historia

La historia de Acehúche está asociada al aprovechamiento y propiedad de su tierra, la rivalidad entre los sectores agrícola y ganadero ha supuesto desde el S. XII la fuerza dinámica que ha provocado el progreso o el estancamiento de este pequeño municipio.

La primera referencia escrita de Acehúche es del año 1244, documento fechado sólo unos años después de la Conquista Cristiana de Alcántara, hasta entonces en poder de los musulmanes. Cabe pensar, que el área donde se encuentra el pueblo fue conquistada por las Tropas del Reino de León décadas antes de la caída de la fortaleza alcantarina, y que su fundación tuvo lugar cuando el Tajo era todavía frontera entre los dos bandos. No hay indicios de presencia hispano-musulmana en Acehúche; el mismo nombre del lugar ("acebuche" en lengua astur-leonesa) y el dialecto local, confirma su poblamiento a cargo de colonos originarios de León.


En el Siglo XIV encontramos tres circunstancias que facilitaron el crecimiento del lugar:
• Creación de la Encomienda, (Orden Militar de Alcántara).
• Establecimiento de un gobierno/concejo local, (concedido una vez superados los 50 vecinos).
• Incorporación de algunos habitantes de pueblos desaparecidos.


Su economía estaba basada en el aprovechamiento comunal de la tierra sobre la base del Adehesamiento y la alternancia de la Agricultura y Ganadería.

A partir del Siglo XV el uso coherente del suelo aseguraba la supervivencia de la población. El aprovechamiento libre de las tierras suponía, además, un buen incentivo para atraer pobladores del norte de la Península. Gracias a ello, la población se multiplicó en pocos años, (el primer censo habla de casi 800 habitantes). Pero no todo era tan idílico, a la sombra del duro trabajo del campo los vecinos debían satisfacer fuertes diezmos y primicias.

En el Siglo XVI, el pueblo llega al millar de habitantes. La prosperidad, no obstante, provoca las primeras disputas entre agricultores y ganaderos, mediando para solventar esas disputas El Concejo. En Junio de 1573, Felipe II, concede a Acehúche el privilegio de Villazgo, que, en esencia, establece la facultad de los vecinos para tratar sus propios intereses y juzgar las penas cometidas en su municipio.

A finales del Siglo XVI y principios del Siglo XVII, Acehúche comienza a pagar la inestable situación política de la península. En 1610, las Tropas de Castilla se establecen en la villa y obligan a su concejo, a hacerse cargo de su manutención y alojamiento; estas cargas serán la causa de la decadencia del pueblo, que se agrava a partir de 1642, cuando estalla la Guerra con Portugal. En 1666, después de la caída de Alcántara, Zarza y Ceclavín, el pueblo se ve en primera línea de combate empobrecido y casi desierto, sólo permanecen 70 habitantes en él.

Ya en el Siglo XVIII, en 1730, una sucesión de malas cosechas empobrece la comarca. En la constitución del primer catastro, los vecinos de Acehúche manifiestan la pobreza del pueblo, que vive de los cereales, de la matanza familiar, de una ganadería modesta y de unos pocos artesanos del cuero.

En el Siglo XVIII, Acehúche al igual que toda la comarca, vuelve a ser tierra de nadie en la Guerra de la Independencia. El comportamiento de las tropas fue abusivo y criminal (saqueo de fondos municipales, incendios de algunos domicilios…). Acabada la guerra el pueblo se encuentra en la ruina más absoluta. El Ayuntamiento afronta una nueva etapa con encinas del municipio y los pastos como única fuentes de ingresos, las expropiaciones dan paso a una pequeña burguesía que ahora será más poderosa que el concejo y que tratará de apropiarse de los derechos comunales a favor de sus intereses.

Ya en el Siglo XX, con la llegada de la Democracia coincide en Acehúche con una etapa de decadencia de las labores del campo. Los Ayuntamientos acometen los primeros intentos serios de modernización, con la instalación del agua corriente, alumbrado público y cemento.

El presente, está marcado por la despoblación lenta de la villa, por una elevada tasa oficial de paro y por una ganadería y agricultura dependiente de las subvenciones oficiales.